Mi Carrito (0)
Enviar una consulta

Diferentes tipos de cabañas de madera

Las cabañas de madera han aumentado en popularidad en los últimos años. Esto se debe a que miles de propietarios encuentran en estas estructuras, un tipo de vivienda cómoda para establecerse o para disfrutar de una agradable temporada de vacaciones.

Lo cierto es que, como si nombre lo indica, estas cabañas están hechas de troncos de madera, lo cual implica un aspecto un poco más rústico pero hermoso y personalizable. Así que se nos presenta una opción maravillosa que debemos aprovechar.

Entonces, en el caso de que contemples la idea de obtener una estructura de este tipo, siempre resulta conveniente saber los tipos que existen para que la decisión de compra sea exitosa y satisfactoria para ti.

Algunos tipos de cabañas de madera que tienes que saber:

1. Cabañas hechas de troncos artesanales:

Los leños están cortados a mano y, por lo general, son más gruesos y altos que otros tipos de estructuras. Lo cierto es que, al final, se obtiene un aspecto más orgánico que llama la atención de los propietarios que desean vivir en un lugar cuya sensación sea más orgánica.

En ciertos casos, la madera es cortada y tallada en forma rectangular y cuadrada para que la estructura tenga un aspecto más histórico y complejo a la vista.

2. Cabaña con troncos fresados:

A diferencia del caso anterior, los troncos son moldeados por una máquina, de manera que existe un nivel de precisión de elaboración de las piezas que se usarán para el proceso de construcción de la estructura.

En este caso, las variedades de formas pueden ser cuadradas y redondas o según lo requiera el propietario.

También cabe mencionar que gracias al modelado que reciben, da cabida al revestimiento de las paredes internas, lo que asegura una mayor protección para el frío y el calor. La eficiencia energética está, entonces, a la orden del día.

3. Con revestimiento:

El revestimiento de troncos puede aplicarse tanto en las paredes externas como internas de la cabaña, con el objetivo de obtener un aspecto más natural y orgánico. Al final, se trata de un proceso de renovación que puede ser interesante para cualquier propietario.

¿Cómo se logra el revestimiento? Pues, a través de fresado de los troncos, lo que proporcionará un aspecto pulido y uniforme.

Según el propósito de la cabaña:

Existen otros tipos de cabaña que nos demuestran la variedad de estructuras que podemos disponer:

-La casa de invitados: se trata de una cabaña que se encuentra en el mismo terreno que la vivienda principal, y sirve como estructura para albergar a aquellos familiares y amigos que nos visitan y que también desean pasar un rato agradable y cómodo en un lugar acogedor.

La característica principal de esta construcción es que la misma cuenta con todo lo necesario para vivir: agua, electricidad, plomería y todo aquello que garantice una estadía cómoda y tranquila.

Según los expertos, este tipo de cabaña son más sencillas de hacer porque su extensión no es tan amplia, así que puede emprenderse como una especie de proyecto personal.

-Invernadero: aunque sea difícil de creer, una cabaña también puede ser usada como un invernadero en el que podrás trabajar tus plantas, vegetales y flores en un ambiente controlado, ventilado y con buena fuente de iluminación.

¿Por qué esta estructura es la idea? Pues, porque se trata de una cabaña con buen aislamiento, aunque se sugiere hacer las modificaciones pertinentes de sellado y de entrada de fuentes de luz para que las plantas puedan crecer sin problemas.

-Como un espacio ideal para escapar de la rutina: ahora bien, dentro de la versatilidad de la cabaña de este material, también encontramos que está del tipo destinada para escapar de esa rutina que veces nos resulta muy molesta.

Un tamaño pequeño puede ser más que suficiente para convertir el espacio en una casa de té, en un taller de manualidades o en el lugar perfecto para para hacer fiestas y reunirse con amigos.

Lo mejor del caso es que las estructuras de este tipo se están volviendo cada vez más populares porque ofrecen un ambiente extra con el que jugar. Por si fuera poco, no requiere de demasiados ajustes o cambios, e incluso podemos integrar decoraciones y mobiliario que estén sobrando en nuestro hogar. Entonces, al final resulta una gran idea para aquellas personas que cuentan con el espacio, el tiempo y el dinero suficientes para disponer de esta estructura.

-Para guardar las herramientas de jardín: se trata de un tipo de estructura que también es común de encontrarse en y que resulta interesante de tener. En ese sentido, esta cabaña permite resguardar las herramientas y demás implementos que usamos para cuidar y tratar nuestros exteriores.

-Cabaña estilo inglés: puede servir como estructura de jardín y también como oficina, así que se trata de una opción interesante en caso de que se necesite un lugar determinado para trabajar solo o con un equipo.

Otros tipos de cabaña:

Los materiales también influyen en los tipos de cabañas, así que exploraremos un parte de las más interesantes y comunes en la actualidad:

-De madera blanca: entre los expertos, se reconoce que es el mejor tipo de madera para la construcción de estas cabañas, esto se debe a dos razones principales: resisten muy bien a la humedad y a la descomposición, de manera que se contará con una estructura que se mantendrá firme y estable con el paso del tiempo.

Sin embargo, se estima que lo recomendable es usar madera extraída de bosques forestales de Norteamérica, puesto que se ha encontrado que es la de mejor calidad y la que resiste de manera óptima las condiciones extremas de frío y calor.

-Pino escandinavo: también es considerada como una de las mejores en el mercado, por lo que se ha hecho tremendamente popular en los últimos años.

Debido a que la madera es de grano denso y mínimo, cualquier estructura hecha con este material será ideal para resistir los embates del frío. Eso sí, vale destacar que se trata de un tipo de madera costoso, aunque muy bueno para estos fines