Mi Carrito (0)
Enviar una consulta
Abiertos durante el fin de semana del Black Friday: Sáb 9:00-18:00 / Dom 10:00-19:00
Abiertos durante el fin de semana del Black Friday: Sáb 9:00-18:00 / Dom 10:00-19:00
Cerrar

¿Cuándo deberías repintar tu cabaña de madera?

Como ya hemos mencionado, una cabaña de madera requiere una serie de cuidados que son esenciales para que la estructura se mantenga por mucho más tiempo. Una manera de hacerlo, es a través de la pintura o barnizado de la vivienda.

Pintar –y repintar- implican pasos importantes y un tanto intimidantes. ¿La razón? Se piensa que la superficie de dañará y que la estructura estará mucho más vulnerable.

Lo cierto es que esta medida puede resultar muy beneficiosa, aunque hay que determinar cuándo es el mejor momento para hacerlo, sobre todo cuándo las opiniones de los expertos varían. Es por esta razón que, en el siguiente post, tocaremos este tema y daremos algunas recomendaciones que serán de gran utilidad para ti.

¿Cuándo es el mejor momento para repintar la cabaña de madera?:

Como mencionamos anteriormente, las opiniones sobre cuándo es el mejor momento para repintar varía entre los expertos. Algunos sugieren no hacerlo, mientras que otros afirman que se trata de una medida de protección que puede preservar la estructura por mucho más tiempo.

Lo cierto es que, sin importar la frecuencia con que se haga, hay que tener presente que, en el caso de las cabañas de este estilo, el proceso requiere de más atención y cuidado para que la superficie quede bien y la estructura no se vea comprometida.

Ahora bien, se puede hacer un estimado al respecto, se cree que la frecuencia en el proceso de repintado debe ser entre los tres y cuatro años. Sin embargo, es importante aclarar que la cifra puede variar dependiendo de las condiciones generales de la estructura, el uso que se le esté dando y los efectos del clima y la naturaleza. Asimismo, no hay que olvidar el tema de los insectos, hongos y plagas, y la misma humedad.

Si la estructura ha sufrido algunas consecuencias considerables de los efectos mencionados anteriormente, dicho rango de tiempo está más que bien. No obstante, si la cabaña está en buenas condiciones, el periodo podría extenderse cada cinco o seis años.

Otros factores que demandan el repintar la estructura:

Además de los mencionados anteriormente, vale la pena menciona otros más, los cuales también hay que tomar en cuenta:

-Los hábitos de quienes viven en la cabaña: ¿viven personas con el hábito de fumar? Pues, se ha encontrado que el humo provoca manchas en la madera. Por otro lado, ¿hay niños o mascotas? De ser así, estos también pueden causar daños en el interior o exterior de la estructura.

 

-La calidad de la pintura anterior y la forma en cómo se aplicó: esto influye seriamente en la decisión de repintar o no. Ya que, con la correcta aplicación, es posible que el ciclo se haga más amplio. De lo contrario, será necesario atender este aspecto lo más pronto posible.

-El polvo: aunque cueste creerlo, el polvo es uno de los principales peligros silenciosos que pueden perjudicar seriamente la pintura, así como el resto de la superficie. Por ello se recalca constantemente la importancia de crear una rutina básica que consista en la supervisión y limpieza sencilla para remover la suciedad.

¿Por qué es importante mantener el ciclo de repintado en la cabaña?:

Existen algunas razones por las que es bueno considerar este paso según el ciclo que recomiendan los expertos:

-Si eres de quienes se preocupa por el aspecto general de tu vivienda, entonces sabes que es necesario repintar para que tu hogar se vea siempre limpio y en buen estado. Una casa cuidada también nos hace sentir bienvenidos y más cómodos.

-Pintar es una de las alternativas más prácticas para cambiar el aspecto de nuestra cabaña. ¿Crees que es hora de probar con colores más osados o estás listo para experimentar un poco con los tonos neutros? Bien, el repintado representa una gran oportunidad que podrás aprovechar.

-Se han encontrado pinturas y materiales que actúan como compuestos desinfectantes sobre la superficie de la cabaña, de manera que obtendrás doble beneficio al pintar. Toma en cuenta este aspecto, sobre todo para los espacios más delicados como la cocina, baños y las habitaciones de los más chicos.

-¿Tienes manchas producto de la humedad, condensación o de tabaco? Pues, al usar pinturas de buena calidad, no tendrás que ver más estos desperfectos que, sin duda, afean tu hogar.

-El mantener un hogar limpio y bonito hará que la propiedad se revalorice mucho más. Por lo tanto, si se presenta la oportunidad de vender tu propiedad, recibirás una compensación mucho más alta que cuando la compraste.

Algunos consejos para tener un buen proceso de repintada:

En vista de la información que te hemos compartido anteriormente, te presentamos algunos consejos que podrán ayudarte con los trabajos en cuestión:

-Lo primero que hay que hacer es revisar si es necesario eliminar parte del revestimiento que tiene la superficie. De ser así, lo ideal es limpiar con un paño suave para remover cualquier tipo de suciedad, y luego proceder a lijar suavemente para que la pintura nueva a aplicar pueda adherirse sin inconvenientes.

   

-En el proceso de limpiado, resulta conveniente revisar si es necesario la aplicación de sustancias para el control de plagas y/o hongos. En tal caso, hay buenos productos en el mercado que son accesibles y prácticos.

-La elección de la pintura adecuada también es importante, ya que, de no ser así, es posible que se pierda todo el trabajo que hayas realizado anteriormente. Entonces, no sólo es cuestión de encontrar el color que deseas, sino también revisar los componentes de la misma. ¿Funcionará para la nieve o para los días de lluvia? ¿El tono se mantendrá durante los días de sol? Son algunas de las preguntas que debemos tomar en cuenta para encontrar con el producto ideal.

-Apóyate por las brochas para que puedas cubrir los espacios más difíciles como las esquinas y lugares de difícil acceso. En el caso de querer cubrir superficies altas.

-También es bueno que aproveches la ocasión para hacer pequeñas reparaciones. De esa manera, cubrirás mayores tareas y no tendrás que preocuparte por esos detalles a futuro.