Algunas consideraciones que tienes que tomar en cuenta a la hora de adquirir un garaje de madera

Cuando contamos con nuestra propiedad de ensueño, llega la idea de contar con una estructura que puede ayudarnos a simplificarnos la vida aún más. Es por ello que los garajes de madera (ver aquí las garajes de madera) surgen como alternativas interesantes, no sólo para guardar nuestros vehículos, sino también como habitación adicional que nos permite lograr un poco más de orden en casa.

En este punto, decides comenzar con la búsqueda y es ahí cuando te das cuenta de que existen una variedad de modelos, precios y materiales que quizás no te esperabas a encontrar. Incluso, hasta es posible que corras con el riesgo de quedar abrumado por todo lo que vayas a encontrar.

Pero, no tienes por qué alarmarte, en el siguiente post te hablaremos sobre los aspectos que necesitas saber para que tu adquisición sea la correcta.

Mantén el foco, sobre todas las cosas:

Listo, has tomado la decisión de comprar un garaje de madera. Por supuesto, se trata de una decisión acertada y te darás cuenta de ello al momento de tenerla en tu propiedad. Sin embargo, es válido tener una especie de guía que te permita orientarte con el éxito que necesitas. Entonces, mantenerse enfocado en los siguientes aspectos será esencial.

Lo que tienes que tomar en cuenta a la hora de adquirir un garaje:

1. Definir el propósito:

La mayoría de las personas piensa que estos tipos de garaje son construcciones destinadas únicamente al resguardo de los vehículos. Sin embargo, existen una serie de alternativas y opciones que vuelven esta estructura un elemento sumamente versátil.

Pero, vamos por partes. En el caso de que destines el lugar como garaje de autos, tienes que tomar en cuenta cuántos tienes y si cuentas con espacio suficiente para estos. De esa manera, sabrás el modelo que realmente necesitas.

Si piensas en un taller de construcción, en un espacio para que los chicos practiquen con su banda o como un lugar para hacer reuniones con amigos, es vital considerar cuáles son las dimensiones que se ajustarán a los propósitos que tengas en mente, la ventilación y el nivel de aislamiento para que ni el frío ni el calor realmente no sean un dolor de cabeza.

2. Los materiales:

La madera es uno de los mejores materiales con el que podrás contar a la hora de adquirir esta estructura, así que vale la pena que consideres algunos tipos según las propiedades que tienen:

-Madera contrachapada: si tienes un presupuesto ajustado, este tipo de madera será la respuesta a tus plegarias, sobre todo porque es uno de los materiales más baratos en el mercado. Sin embargo, es conveniente dejar en claro que se trata de una madera un poco frágil, así que tendrás que reforzarla con una capa extra para que la construcción pueda resistir los embates del clima.

-Cedro: es una madera flexible y ofrece la robustez que necesitas para que la durabilidad no sea un problema. ¿Lo mejor de todo? Es que los garajes hechos con este material vienen en diferentes colores, así que podrás escoger el que más te guste.

-Secoya: según los expertos, se trata de la mejor opción para este tipo de construcción, aunque se trata de un material más o menos costoso, por eso no es tan sencillo encontrarlo en el mercado. No obstante, está la versión reciclada que es interesante para quienes buscan un mejor precio.

3. La ubicación:

En el caso de un garaje de este estilo es contar con el espacio suficiente para la estructura cuente con el espacio suficiente para la instalación del mobiliario que necesitas para el lugar. Eso sí, tienes que revisar con un poco de exhaustividad el área que te gustaría tener porque el contar con una estructura limitada para tus propósitos, podría significar un problema serio.

4. El lugar en donde deberías comprarlo:

Como es de esperarse, se desea contar con un tipo de propiedad que sea segura y que esté hecha con los materiales idóneos para que su durabilidad no sea un problema. Por lo tanto, es necesario tomarse la tarea de investigar cuáles son los mejores lugares y/o proveedores de estas instalaciones.

Para comenzar, inicia tu búsqueda por portales que muestren los diferentes modelos al respecto con el fin de que tengas ideas más claras sobre lo que buscas. Incluso, muchas de estas páginas también cuentan con chats en donde es posible hacer consultas de todo tipo.

Una herramienta que ayuda mucho al respecto es contactarse con antiguos clientes, los cuales pueden ofrecerte su propia experiencia.

5. El presupuesto:

Es en este punto en el que debemos sincerarnos sobre cuánto podemos gastar para obtener un garaje ideal, por lo tanto, es una tarea un tanto compleja porque se tiene que buscar el equilibrio perfecto entre economía y una estructura de calidad.

Si bien existen modelos económicos que puedes elegir, te recomendamos que aportes un poco más para que puedas adquirir una propiedad más fuerte, durable y de mejor calidad. ¿La razón? Se traducirá en menos esfuerzos por hacer reparaciones que pueden empeorar con el paso del tiempo y el uso.

Otra razón por la que el presupuesto tiene que ser más o menos ideal, es que también contribuirá a revalorizar a tu propiedad, lo que resulta interesante de tomar en cuenta si deseas vender tu vivienda en el futuro.

6. La garantía:

Invertir en un garaje hecho de madera es importante, así que hay que asegurarse de contar con todas las garantías que puedan asegurar la calidad y durabilidad de la estructura. Es importante tener cuidado en esto porque si sucede algún problema, tendrás la posibilidad de hacer un reclamo.

7. Posibles cambios en el futuro:

Aunque se haya establecido un propósito inicial, un garaje también ofrece la posibilidad de convertirlo en el espacio que prefieras, desde talleres de manualidades, hasta sitio de reunión con amigos. La creatividad será tu límite.

Así pues, al final de cuentas contarás con un espacio extra divertido y disponible para jugar tanto como quieras.

Todos estos aspectos, sin duda, te ayudarán a tener una idea más clara sobre el tipo de garaje que necesitas. Solo es cuestión de paciencia y dedicación.