¿ Necesita algun consejo ? +34937379323 Abierto! Cerrado!
¿ Una llamada ? Enviar una consulta

5 consejos para mantener tu puerta de garaje de madera en buen estado

Sin lugar a dudas, la madera es un excelente material para vivir y también para resaltar los detalles más bellos que tenemos en nuestros hogares. Así que vale la pena invertir en el cuidado y mantenimiento que corresponde.

En este sentido, destacar la utilidad y estética que posee cualquier puerta de garaje de madera en las casas es fundamental, por lo que es importante tener presente todos los potenciales daños y cuidados que requiere, sobre todo si se desea que esta estructura perdure en el tiempo.

Lo cierto es que no hay que escatimar en los cuidados y la limpieza que merece esta puerta, sobre todo si vives en lugares en donde el clima puede ser un verdadero problema. Así que presta atención a estos consejos que te ayudarán a conservar uno de los elementos más importantes de tu hogar.

5 consejos para que puedas mantener tu puerta de garaje en buen estado:

Antes de ponerte en manos a la obra, un paso importante que debes realizar es el proceder a inspeccionar al detalle las condiciones en las que se encuentra tu puerta de garaje de madera. De esa manera, podrás detectar si existen problemas graves que debes asumir de inmediato.

La revisión profunda te permitirá conocer dos cosas importantes: si la puerta tiene algún tipo de fisura y/o si presenta algún tipo de hongo o moho que pueda estar afectando el funcionamiento de la misma.

En cualquier caso, y si tienes dudas al respecto, siempre es conveniente consultar con alguien especialista para que tengas información por parte de un experto.

1. Mantén la puerta limpia con regularidad:

La limpieza de esta parte tan importante de tu garaje, evitará que se acumule el polvo en la puerta, de manera que ya no se verá opaca o con falta de vida. Por lo tanto, una buena forma de hacerlo es con un paño húmedo con agua caliente y un poco de jabón. Asegúrate de tomarte el tiempo necesario para hacerlo tanto en la parte frontal como interior de la estructura. Sin embargo, queremos añadir unas cuantas recomendaciones sobre este punto:

-La proporción de jabón y agua caliente, en caso de que uses un recipiente para tal fin, debe ser 1/5. De esa manera, contarás con menos concentración de químicos que tenga el producto y así evitarás potenciales daños a la superficie.

-Un primer paso para sacudir el polvo y demás restos de suciedad, es pasar una esponja suave por la puerta.

-Luego de hacer la primera parte de la limpieza con el jabón y el agua, procede a enjuagar la puerta con agua limpia. Por último, déjala que se seque sin prisa.

2. La lubricación cumple un rol muy importante por igual:

Bien, este paso lo harás de manera mensual y el mismo se dividirá en dos procesos diferentes:

-Lubricar o aceitar los mecanismos que conforman el sistema de funcionamiento de la puerta de garaje. En este punto, podrás retirar el óxido o cualquier desperfecto o elemento que tenga la puerta, para evitar problemas posteriores.

-Asimismo, la lubricación también incluye la puerta de madera, sobre todo porque, de no hacerlo, sólo hará que la estructura se vuelva rígida y comience a hacer ruidos al usarla. Eso sí, también hay que tener especial cuidado porque al aplicar demasiado lubricante, también podría afectar los mecanismos en cuestión.

3. No te olvides de lijar:

La madera es un material orgánico que puede ser longevo si prestamos atención a los cuidados que se necesitan. Es por ello que no podemos olvidar otro paso esencial para el mantenimiento de nuestra puerta de garaje: el re-lijado.

Este proceso debe hacerse cada tres o cinco años, así que tendrás tiempo suficiente para planificar eficientemente este paso.

¿Qué se obtiene al ligar nuevamente? Pues se logra un resultado final impresionante, la puerta se verá tan bien como el primer día que fue instalada y potenciará la belleza del diseño con la que viene integrada.

Cabe destacar que el lijado se recomienda para todos los propietarios, puesto que el sol constante o las nevadas fuertes pueden afectar al rendimiento y el aspecto de esta estructura.

4. Teñir para que la puerta también cobre nueva vida:

Si el lijado es importante, también lo es el volver a teñir o barnizar nuestra puerta. Sin embargo, hay que destacar que, si se limpia con frecuencia, es posible que esta tarea sólo se lleve a cabo de manera esporádica.

Ahora, al momento de comenzar con los trabajos al respecto, se sugiere seguir una serie de pasos para que el resultado final sea el mejor posible:

-Hay que asegurarse de limpiar y retirar restos de mugre y pintura descascarada.

-Si en la superficie hay grietas, entonces es conveniente rellenarlas con material especial. Al hacerlo, dejar secar lo suficiente. Para acelerar el proceso, puede funcionar el abrir un poco la puerta para dar paso al flujo de aire.

-Colocar cinta adhesiva en las manillas y paredes que estén en contacto con la puerta. Así se protegerán las zonas que puedan estar expuestas al barniz o a la tintura que se aplicará.

-Posteriormente, aplicar la tintura o el barniz. Es preciso tomarse el tiempo para hacerlo, especialmente si se quiere obtener una superficie uniforme y un rultado de profesionales. Lo que sí hay que tener presente es que, dependiendo de la calidad del producto, el color y las dimensiones de la puerta, hay que contemplar la posibilidad de que se requerirá más de una capa.

5. Que el mantenimiento sea regular:

Es posible restringir –hasta cierto punto- las tareas de mayor envergadura, siempre y cuando se esté al tanto de prestar atención a las condiciones en que esté la puerta de madera. Por ejemplo, si hay presencia de alguna marca de moho, se puede rociar y limpiar para evitar que este se propague; o si hay suciedad persistente en los mecanismos de funcionamiento, no dudar en limpiarlos y engrasarlos debidamente.

Verificar el estado de nuestra puerta podrá marcar una enorme diferencia en cuanto al tiempo y al dinero que necesitemos para mantenerla.

Deja un comentario