Mi Carrito (0)
Enviar una consulta

El interior de las casas de madera con diferentes tonos de verde

Tanto en las casas de madera como en cualquier otra, el color es uno de esos factores que agregan un acento especial es los ambientes. De hecho, es un truco infalible cuando se quiere renovar un espacio y volverlo un punto especial.

Pero, en este caso, queremos hablar un poco sobre las posibilidades que puede brindarte los diferentes matices de verde. De hecho, según la Teoría Cromática, se trata de un tono que da la sensación de balance y que sirve para traer la naturaleza al interior. Por si fuera poco, también funciona muy bien con otros colores, brindando más posibilidades para cualquier entusiasta del diseño.

Ya sea que quieras utilizar este elemento como protagonista para tus interiores, o como complemento de lo que ya tienes tu casa de madera, a continuación, te daremos algunas ideas que te resultarán interesantes y fáciles de aplicar.

El color verde: el acento que necesitas en casa:

Según diseñadores y coloristas, el verde es uno de los tonos más fáciles para combinar y decorar. Eso se debe a que este puede servir como neutro para trabajar con otros implementos que tengas en todos tus ambientes.

Si bien que la versatilidad del verde es una ventaja interesante, también lo es el significado que este trae consigo cuando está presente en los ambientes. Es el acento perfecto para que tu casa se sienta como el refugio para ti y para los tuyos.

Ideas para agregar acentos de verde en tu casa de madera:

1. Un verde suave para tu sala:

Como podrás imaginar, la sala es uno de los espacios que suelen contar con un flujo constante de personas a lo largo del día, así que necesitas de un color que te brinde tranquilidad y relajación para que cualquier persona que esté allí se sienta a gusto.

Para lograrlo, te proponemos que optes por un tono suave en la pared principal, mientras juegas con otros elementos del mobiliario. Los grandes aliados que te ayudarán a lograr el efecto deseado son los cremas y grises. Puedes complementar con detalles como libros o mesas.

2. Opta por una paleta más divertida por si no te decides por un tono en particular:

Algunos tenemos inclinaciones a ciertos matices del verde, pero sucede que algunos pueden tener problemas en decidirse por uno en particular, entonces, ¿qué hacer? Bien, aunque parezca un poco contradictorio –y hasta arriesgado-, trata de juntar todas aquellas piezas en un mismo lugar, aunque tengan diferentes tonalidades.

Sin embargo, el truco en este sentido es contar con paredes neutras para que el mobiliario pueda complementarse entre sí y exista la armonía que necesitas para todo el ambiente del lugar.

3. El estilo monocromático:

Para aquellos que buscan un estilo hacia lo más minimalista y limpio, esta idea es perfecta para implementar. Si quieres que tus ambientes se sientan armoniosos, trata conjugar el verde de las paredes con el de los muebles.

Si bien puede ser difícil encontrar las piezas necesarias, sólo es cuestión de ponerle empeño en la búsqueda para que obtengas la decoración ideal para tu hogar. Esto lo puedes hacer, particularmente, en espacios más íntimos como las habitaciones y el baño.

4. Juega con los patrones:

Mucho hemos hablado de los colores en las paredes y en el mobiliario, pero, ¿qué tal el hacer las cosas diferentes con los empapelados? Sí, el papel tapiz es una jugada interesante porque tiene dos elementos importantes: el color y el patrón, así que obtendrás el impacto visual que buscas y de forma rápida y sencilla.

El tema, sin embargo, es que hay que tener cuidado de no saturar el ambiente con elementos que compitan entre sí. Por lo tanto, hay que saber escoger las piezas con cuidado.

5. Las plantas: el toque de verde que necesitas:

Como mencionamos anteriormente, el verde nos da la sensación de sentir que parte de la naturaleza está en nuestro hogar, y eso lo podemos potencia aún más al agregar plantas en cualquiera de los espacios de la casa.

Un ejemplo perfecto para aplicar este recurso, es en la cocina. No sólo hará que se vea más fresca, sino que también se complementará con los artefactos que estén allí. De hecho, hasta puedes aventurarte con hierbas y flores comestibles que cumplirán un interesante doble propósito.

6. Elegancia y opulencia con tonos más intensos:

Se estima que el esmeralda oscuro, así como tonos profundos de verde, dan la sensación de opulencia y elegancia. Así que, si quieres que un espacio proyecte esa imagen, es hora que te atrevas a probar con estos colores.

Por lo tanto, ya sea en una pared o en todas las del espacio, estos matices intensos contrastarán bien con la textura rústica de la madera.

7. La energía en una sola pared:

En el otro lado del espectro, los tonos vibrantes también resultan una gran opción, especialmente si buscas una inyección de energía en el lugar.

En una habitación, por ejemplo, una pared pintada con un verde manzana, le dará un extra en el ambiente. No obstante, lo importante en este sentido es que tengas cuidado de no usar un color tan potente como este, porque el lugar se verá más pequeño y saturado.

8. Color menta es ideal para un buen ambiente para trabajar:

Hemos hablado de la cocina, dormitorios y salas, pero hay un espacio que muchos destinan en sus hogares y que resulta también de gran importancia: las oficinas. De hecho, la decoración es pieza clave para recrear un espacio que invite a la concentración y la productividad.

El verde menta es ideal, ¿por qué? Pues resulta fresco, alegre y limpio, así que este tono será la base para iluminar el lugar que necesitas.

Como se trata de un tono bastante suave, puedes usarlo en todas las paredes, o jugar incluso con accesorios de la misma tonalidad para crear el espacio perfecto.

Las anteriores ideas son apenas un adelanto  de todas las cosas que podrás lograr en tu hogar. Sólo es cuestión de que des rienda suelta a tu imaginación y aprendas a divertirte en el proceso. Entonces, ¿qué dices?