¿ Necesita algun consejo ? +34937379323 Abierto! Cerrado!
¿ Una llamada ? Enviar una consulta

Consejos de mantenimiento para propietarios de cabañas de madera

Seamos sinceros, todos soñamos alguna vez con tener una cabaña de madera que pase a ser el lugar perfecto para vivir o para compartir con nuestros seres queridos. En pocas palabras, el refugio que necesitamos para olvidarnos del mundo y que nos sirva de compañía por muchos años.

Sin embargo, para lograr esto, es necesario tomar en cuenta una serie de rutinas que ayuden a preservar la estructura general de la cabaña. Es así cuando el mantenimiento puede significar una gran diferencia en lograr la durabilidad que deseamos.

En este punto, no obstante, cabe hacer una acotación importante: el hacer el mantenimiento respectivo no quiere decir que tengamos que intimidarnos al respecto, más bien todo lo contrario. Es vital que lo tomemos como una actividad típica –y fundamental- en cualquier hogar.

Ahora bien, ¿te gustaría saber cuáles son los consejos que necesitas saber para que tu cabaña de madera esté en las mejores condiciones posibles? Pues, no te puedes perder el siguiente post que hemos preparado para ti.

Consejos de mantenimiento que puedes seguir como propietario de una cabaña:

1. Tómate el tiempo de observar bien los alrededores de la estructura:

Un paso importante en cuanto al mantenimiento, tiene que ver con observar con detalle todo lo relacionado a las condiciones de la estructura de madera, tanto interna como externamente. En ese sentido, los expertos sugieren poner especial atención a las bases y al suelo en donde reposa la cabaña. De esa manera, se sabrá si existe el suficiente espacio para el drenaje.

De no ser así, es recomendable que hables con profesionales para que la preparación del terreno y así sumar una cantidad de tierra vegetal para corregir esta falla.

2. Aplica un poco de protector solar:

Se sabe muy bien que nuestra piel necesita un bloqueador para combatir los daños que nos puedan causar los rayos del sol. Este mismo principio también debe cumplirse con las cabañas y demás estructuras de madera.

Lo mejor que puedes hacer en estos casos es aplicar una capa de tinte o barniz con protector para que el sol no diezme la calidad de la madera. Este consejo, en particular, debe ser aplicado por los propietarios de cabañas que se encuentren en lugares de temperaturas cálidas.

3. La limpieza exterior es clave:

Como es natural, la estructura exterior puede acumular polvo, restos de tierra y demás suciedad, así que más vale hacer el mantenimiento correspondiente al lavar las paredes de la cabaña con profundidad.

Este proceso también te ayudará a encontrar posibles desperfectos que puedan comprometer la estabilidad de la estructura. De esa manera, habrá mayor control en cuanto al tratamiento de los desperfectos que se encuentren.

4. Si vives en un lugar frío y con nieve, debes vigilar el estado del techo:

Como hemos mencionado en anteriores ocasiones, el techo es una de las partes más importantes de las cabañas, y también la que recibe la mayor cantidad de daños a lo largo del tiempo. Es por esta razón que, si vives en un sitio frío en donde las nevadas son frecuentes, debes limpiar los rastros que puedan quedar acumulados en la estructura.

¿Por qué es importante hacerlo? Porque al no removerlas correctamente, se corre con el riesgo de desprendimiento de tejas, fisuras por el peso producido por el hielo y la potencial generación de goteras que afecten el interior de la cabaña.

5. Cuidar la vegetación que se encuentra en el exterior:

Aunque parezca increíble, los árboles, arbustos, flores y demás elementos orgánicos y naturales también pueden afectar la durabilidad de una construcción de este tipo, sobre todo, si estos se encuentran cerca de la cabaña.

En ese sentido, se pueden nombrar dos efectos importantes: al no limpiar las ramitas y hojas, las mismas pueden producir obstrucciones en los ductos y daños superficiales en la madera; además, y en el caso de los arbustos, si estos no se podan correctamente, es probable que se obstruyan los espacios necesarios para que la cabaña “respire” como es debido.

¿Otro detalle a tomar que te demostrará lo importante de no olvidar este ítem? La excesiva vegetación limita la visibilidad que necesitamos para ver bien qué posibles fallas tiene la construcción, así que necesitamos tener todo tan despejado como sea posible.

6. Controla las grietas:

Las grietas son desperfectos que están presentes en casi todo tipo de estructuras y, en este caso, es vital mantener la atención que se necesita para que ninguna se nos escape.

Lo cierto es que existen unas que son pequeñas y que en realidad no ponen en peligro el resto de la vivienda, pero cuando son de mayor tamaño, es hora de tomar las medidas necesarias para frenar cualquier consecuencia grave.

Lo bueno es que, al detectarse a tiempo, tendrás la tranquilidad de encontrar las piezas que necesitas para reemplazar aquellas que estén considerablemente afectadas.

7. No te olvides de las ventanas:

Ya hemos mencionado que es importante ser particularmente observador con la estructura y con el estado de los leños, pero tampoco hay que dejar atrás a las ventanas y puertas. Para ello, hay que tomar en cuenta lo siguiente:

-Observa con detenimiento los bordes y aquellos lados que se encuentren cerca de las canaletas. Esto es con el fin de detectar si hay presencia -o no- de madera podrida.

-En el caso de las ventanas es más o menos similar. Sólo es cuestión de dejarlas abiertas para determinar cómo es el flujo del aire. Si hay presencia de madera blanca, será necesario la reparación o reemplazo de la misma.

8. Extiende el depósito de agua lejos de tu hogar:

Si quieres mantener la humedad y al agua bien controladas, entonces procura extender el depósito de líquido proveniente de las canaletas lo suficientemente lejos de la vivienda principal. Esto, por cierto, te ayudará a controlar los niveles de humedad que puedan afectar la estructura.

9. Rocía los leños con borato de sodio:

El borato de sodio es un compuesto utilizado como un efectivo pesticida, así que puedes preparar una prudente cantidad para rociar en los espacios externos –y de ser necesario, internos-, para alejar todo tipo de amenaza de plagas.

Deja un comentario