Mi Carrito (0)
Enviar una consulta
Abiertos durante el fin de semana del Black Friday: Sáb 9:00-18:00 / Dom 10:00-19:00
Abiertos durante el fin de semana del Black Friday: Sáb 9:00-18:00 / Dom 10:00-19:00
Cerrar

9 Motivos Para Tratar Con Antisépticos Las Casas De Madera

La madera es un material natural, y la descomposición es un proceso bioquímico que deriva en una reducción de su masa y su volumen. Además, la madera cambia de color a medida que  se debilitan sus propiedades mecánicas, dando como resultado un deterioro gradual. Este proceso se puede detener cuando se corta un árbol sano y se convierte en madera para la construcción. Es por eso que la madera, como material de construcción, debe protegerse de los efectos del clima para evitar que su casa se deteriore. Aquí mostramos 9 razones por las que es necesario tratar la madera con antisépticos.

1. Los antisépticos de madera evitan que se pudra

La madera es un material de origen biológico y se utiliza para múltiples fines: como combustible, como material de construcción, como materia prima, y como alimento para ciertos microorganismos. Por eso las características de las maderas son diferentes según su función: existen unos requisitos para la madera utilizada en la fabricación de muebles o papel, y otros requerimientos distintos para la madera dedicada a la construcción. Para esto último, resulta esencial tratar previamente la madera con conservante, o impregnarla con antisépticos de madera. Si se siguen las instrucciones del fabricante, la casa de madera tratada con antisépticos resulta mucho más sostenible y dura muchos años más.

2. Protección contra los insectos

La casa de madera sin tratar es el alimento favorito de muchos insectos. La presencia masiva de insectos conduce a la destrucción irreversible de las construcciones de madera. Además, los insectos emigran después hacia los muebles, y más tarde a las casas de los vecinos. Por el contrario, no es probable que los insectos se coman una madera impregnada con antisépticos, simplemente porque no les gusta el sabor.

3. Evita las alergias

Cuando la madera está muy expuesta a la humedad, el moho puede reproducirse fácilmente. Aunque el moho no afecta a la resistencia mecánica de la madera, allá donde hay moho comienzan a reproducirse los hongos, que son los que al final destruyen la madera. Además, el moho propaga sus esporas por el aire, algo que resulta muy perjudicial para la salud. El desarrollo de alergias es habitual en las personas que respiran aire infectado por esporas de moho, volviéndolas más susceptibles a otros virus e infecciones. Es muy importante no eliminar el moho por medio de una limpieza en seco, ya que con esto sólo se consigue propagar más las esporas por el aire. En el mercado hay sustancias químicas específicas para esta tarea.

4. Evita el crecimiento de los hongos

Existe una gran variedad de hongos de la madera, y todos ellos destruyen la celulosa, lo que provoca el debilitamiento de las funciones mecánicas del material. A causa de esto, la madera comienza a agrietarse y se deforma.

5. Necesita menos cuidados

Antes de comprar una casa de madera, o bien un garaje de madera o cualquier otra estructura de este material, es buena idea verificar si la madera ha sido tratada con conservantes. El tratamiento con antisépticos garantiza una larga vida útil a las construcciones de madera, que mantienen siempre su atractivo estético. Además, gracias al antiséptico no necesitará rascarse el bolsillo para mantener su casa de madera en buenas condiciones.

6. La cabaña conserva mejor el calor

La madera que ha resultado destruida por diferentes microorganismos pierde sus propiedades de aislamiento térmico. Para evitar pagar más por la calefacción, es aconsejable impregnar los tablones con antisépticos de madera.

7. Impide que la madera se mueva

En la madera que está afectada por los rayos ultravioleta, por la humedad y por los cambios de temperatura, se lleva a cabo un proceso de división de la lignina, que constituye un tercio del total de la madera. Cuando se ve afectada por el agua, la lignina produce una secreción de sustancias que son arrastradas por la lluvia. Como resultado, la madera comienza a arrugarse, y puede expandirse o contraerse según las condiciones ambientales, lo cual provoca un cambio de color, que pasa a ser gris. Debido a esto, la madera se agrieta fácilmente, y la humedad penetra mejor en las grietas, brindando un entorno favorable para la aparición de diferentes microorganismos que se reproducen y se diseminan, lo que finalmente deriva en el deterioro de la madera.

8. Conciencia Ecológica

La madera impregnada con antisépticos dura mucho más tiempo, reduciendo así la necesidad de reemplazar una casa de troncos vieja por otra nueva. Por lo tanto, se talan menos árboles.

9. Ahorra dinero 

Una cabaña residencial construida con una madera que haya sido tratada con conservantes no necesita reformas ni reparaciones con tanta frecuencia, en comparación con una cabaña de madera sin tratar. Por ejemplo, cuando la madera no ha sido tratada, al cabo de un par de años comienza a asomar el primer moho y los hongos en las tablas del suelo. Esto significa que el proceso de deterioro de la madera ya ha comenzado, lo que inevitablemente conduce a una mayor destrucción en el futuro. Para evitar esto en la medida de lo posible, se recomienda aplicar un tratamiento con antisépticos de madera.