Mi Carrito (0)
Enviar una consulta
Abiertos durante el fin de semana del Black Friday: Sáb 9:00-18:00 / Dom 10:00-19:00
Abiertos durante el fin de semana del Black Friday: Sáb 9:00-18:00 / Dom 10:00-19:00
Cerrar

Suelos Para Cabañas De Madera: Cómo Encerar, Barnizar Y Revestir Con Aceite

El suelo de madera es uno de los más populares, ya que se trata de una superficie natural y fácil de cuidar. Y si los tablones han sido barnizados o tratados con aceite, su vida útil se prolonga por muchos años.

¿Qué tipo de revestimiento de suelo se debe usar: Barniz, aceite o cera?

Todos estos materiales tienen sus ventajas y desventajas. La cera se usa cada vez menos, ya que necesita una técnica especial. Además, la cera tiende a acumular suciedad, y por eso los suelos encerados requieren de restauración con mayor frecuencia. Actualmente la cera puede venir incorporada en productos de aceite. Este tratamiento se aplica mediante un rodillo, sin necesidad de utilizar ninguna máquina especial. Además, en algunos suelos de hoy en día, la cera puede causar más destrozo que beneficio.

El suelo de una cabaña de madera revestido con aceite requiere de un cuidado más intenso que si se trata de un suelo barnizado. Cuando la madera absorbe el aceite, aumenta la capacidad de resistencia frente a los elementos meteorológicos. Por el contrario, el aceite no es capaz de crear por sí solo una capa protectora que proteja la madera contra los rasguños, el rozamiento y el agua.

Cuando el suelo está barnizado, puede resultar difícil restaurar solamente una parte del mismo, ya que casi siempre quedan marcas donde la capa de barniz anterior se encuentra con la nueva, lo que a menudo obliga a barnizar de nuevo toda la superficie. Por el contrario, cuando se trata de un suelo revestido con aceite, basta con lijar previamente las zonas que lo necesitan. Una superficie barnizada es menos susceptible a sufrir daños mecánicos.

Si quiere que el suelo tenga un aspecto natural, el aceite es la elección correcta. Un suelo aceitado tiene la apariencia de no haber recibido tratamiento alguno, ya que el aceite queda absorbido por la capa superior de la madera. Por otro lado, el barniz cubre las tablas con una capa brillante que protege la madera y le permite respirar al mismo tiempo. Dependiendo de la intensidad de uso del suelo, será más o menos necesario repetir los tratamientos con aceite o con barniz: un promedio de 3-4 años, igual que ocurre con el exterior de las cabañas de madera. El revestimiento del suelo con cera debe repetirse con una frecuencia mayor: cada mes o cada medio año.

Encerar suelos

Cuando haya que volver a encerar un suelo, es necesario retirar la capa de cera anterior. Existen medios especiales para eliminar la cera antigua. Los restos se pueden lavar con un trapo húmedo, dejando que el suelo se seque antes de continuar. El suelo se puede encerar de dos maneras: con una esponja o con una máquina de encerar. El encerado de suelos es un procedimiento bastante complicado, y por eso es mejor dejarlo en manos de profesionales. Antes que nada, hay que cubrir las tablas con una imprimación, que se absorbe y se seca rápidamente. Después se procede al encerado de las tablas. La cera se vuelve a aplicar en intervalos de 45 minutos.

Barnizado de suelos

Si se dispone a barnizar de nuevo el suelo, recuerde que es necesario lijarlo primero. Si el suelo no se lija y no se barniza correctamente, aparecerán todos los fallos y las zonas de distinto color. Es por eso que la fase de lijado requiere de mucho cuidado y de mucha paciencia. Es importante utilizar un barniz resistente a la fricción y los rasguños, y que sea elástico ( para no se agriete cuando la madera se deforme), a la vez que ecológico.

En primer lugar, las tablas se cubren con la imprimación para que tengan un aspecto uniforme, y para ocultar las grietas. Después se aplican las capas de barniz, normalmente hasta 3 capas. El proceso de barnizado del suelo de una habitación, o de un porche, puede tardar entre 3 y 4 días, o más.

Hay que eliminar todos los restos de polvo, aceite o cera, y la temperatura ambiente debe ser de 15-20 grados. La imprimación debe mezclarse bien antes de ser utilizada. No use la espátula, ya que algunas manchas pueden quedar de un tono más claro. Se recomienda utilizar un rodillo o una brocha.

La imprimación tarda 2-3 horas en secarse. El barniz debe mezclarse con cuidado, y añadir posteriormente el endurecedor de madera, en una proporción de 10: 1. Hay que remover el barniz enérgicamente. Las proporciones de barniz y endurecedor van a influir después en el brillo del suelo. Una vez hecha la mezcla de barniz y endurecedor, se puede mantener hasta 2 horas en interiores.

Al terminar la primera capa, se puede dejar secar durante la noche. Y si utiliza un rodillo, la capa de barniz se seca en 4-6 horas. En las casas de madera, la ventilación es algo muy importante. El suelo se seca completamente pasados los 5 días, por lo que recomendamos no colocar objetos encima antes de que transcurra ese tiempo.

Aceite para suelos

Es relativamente fácil remozar un suelo con aceite. Si no hay desperfectos, no hace falta lijar. Y si el suelo está recién lijado, se deben aplicar 2 capas de aceite. Incluso cuando se trate de un suelo nuevo que venga ya aceitado de fábrica, se recomienda revestirlo con una capa extra de aceite. Es mejor si el aceite está basado en alcohol, porque en este caso no hay necesidad de eliminar el resto, ya que se seca solo. Es preferible utilizar un rodillo con cerdas cortas, o un cepillo para suelos.

La primera capa debe ser delgada y estar bien nivelada. El excedente de aceite se debe eliminar con un tejido que no deje pelusas, y que absorba bien. El suelo tarda 12 horas en secarse. En las cabañas de madera, y en cualquier construcción, es fundamental ventilar bien el espacio. La segunda capa también debe ser delgada, y dejarse secar durante 12 horas. Los muebles no se pueden colocar hasta 2 días después, y aún así el suelo no termina de secarse por completo hasta las 2-3 semanas siguientes. Si las tablas del suelo son muy gruesas, es necesario aplicar una imprimación antes de proceder al revestimiento de aceite.

Algunos consejos prácticos para el mantenimiento de suelos

La humedad que absorbe la madera debe adaptarse al mismo nivel de la habitación, con lo cual el suelo es sensible a las fluctuaciones de humedad y de temperatura del entorno. Se recomienda mantener un nivel de humedad del 65% y una temperatura de 18-20 grados centígrados.

Ventilar el espacio periódicamente y mantener un nivel de humedad más o menos estable son los factores más importantes para garantizar una larga vida útil a los suelos. Si el nivel de humedad es superior al 65% en verano, o inferior al 40% en invierno, pueden aparecer grietas y deformaciones en las tablas.

Tanto el suelo barnizado como el aceitado deben protegerse del agua. Se recomienda limpiar el suelo con una aspiradora, o con telas impregnadas en productos especiales de limpieza. Para hacer que el suelo sea más resistente a la intemperie, se recomienda cubrirlo además con una capa de abrillantador especial para superficies barnizadas, aceitadas y enceradas. El esmalte proporciona una capa protectora adicional que protege el suelo de la humedad y de pequeños rasguños, alargando la vida útil del suelo.

Para proteger el suelo de rasguños, le recomendamos que coloque protectores de fieltro o similares bajo las patas de los muebles. En las cabañas de madera, se debe colocar una alfombrilla frente a la puerta para evitar que la suciedad, la arena y el agua vayan a parar al suelo. También es importante proteger el suelo de parquet de la luz solar directa, ya que la madera puede cambiar de color, o perderlo.