¿ Necesita algun consejo ? +34937379323 Abierto! Cerrado!
¿ Una llamada ? Enviar una consulta

Casas de madera: ¿Cómo mantener un jacuzzi en el jardín?

La mayoría de los propietarios coinciden en algo: las piscinas  o jacuzzis de madera son excelentes para disfrutar los exteriores durante el verano, y también como alternativa de spa en aquellos días en los que necesitamos relajarnos un poco.

Sin embargo, no hay que olvidar que el mantenimiento cumple un papel fundamental, especialmente, si queremos que nuestro jacuzzi nos acompañe en más momentos memorables sin importar la época del año.

Entonces, ¿qué se necesita para que este complemento de nuestra casa de madera esté en las mejoras condiciones? ¿Qué hay que tomar en consideración en este aspecto? Pues, presta atención a las siguientes recomendaciones que tenemos para ti.

Aspectos básicos a la hora de tomar en cuenta en el mantenimiento:

Como en las casas de madera habitables , los jacuzzis o bañeras de este material, el cuidado es básico para que la durabilidad se haga a la orden del día. Entonces, no hay que olvidar que existen, al menos, dos aspectos que serán determinantes:

1. El tipo de agua: el agua puede ser un factor que puede incidir en el estado del jacuzzi de madera. Por ejemplo, el agua demasiado ácida puede ser corrosiva para la piel, sin dejar de lado que puede implicar daños en la estructura de la madera. En el caso del agua alcalina, puede causar manchas y depósitos en el jacuzzi.

La clave en esta situación es estar atento al balance del pH para que este se mantenga, y no de pie a la aparición de hongos y bacterias que puedan comprometer el estado de nuestra bañera.

2. Filtros:

El agua es el medio ideal para que permanezcan materiales orgánicos de los cuales es necesario de eliminar lo más pronto posible. Así que, para lograrlo con éxito, se requiere de un filtro poderoso, más oxidantes de choque, para que la limpieza sea profunda y efectiva.

Por lo tanto, se entiende que los filtros y los oxidantes mantendrán a raya la posible acumulación de bacterias, así como la aparición de algas y hongos. Todo con la finalidad de tener un agua clara y perfecta para disfrutar en cualquier momento.

Algunas cosas sobre la limpieza y el mantenimiento de las bañeras de madera:

-Por muy buena idea que parezca, por nada del mundo uses cloro. Este líquido es altamente corrosivo y dañino para la estructura de la bañera. De usarlo, sólo apresurarás que la madera se dañe rápidamente. ¿La razón? La estructura está hecha de material orgánico y el cloro mata todo aquello que lo sea. Ten cuidado.

-¿Quieres limpiar con efectividad? Entonces haz uso de un cepillo y agua, de esa manera, podrás extraer la suciedad que esté presente en la estructura. En el caso de que haya zonas difíciles, te recomendamos que uses un poco de bicarbonato de sodio y agua ligeramente caliente.

-En el mercado actual, hay limpiadores que son efectivos y muy buenos. Uno de ellos contiene las propiedades suficientes para limpiar la madera que está en el exterior del jacuzzi. Lo mejor de todo, es que son capaces de remover el polvo, el polen, residuos orgánicos y demás.

Si tienes dudas al respecto, siempre te puedes asesorar con especialistas en la materia, quienes te ayudarán a darte las mejores recomendaciones.

-Una manera para saber si tu jacuzzi o bañera tiene una fisura, es mantenerla llena por el mayor tiempo posible. Es la única forma en la que sabrás cuál es el verdadero estado de tu estructura (y así te evites sorpresas a la hora de usarla).

-El suelo también es un factor importante al que también deberás prestar atención. En este caso, asegúrate de tener gravilla o losa en los alrededores para que tengas la confianza de entrar y salir sin problemas, mientras la humedad se evapora por los espacios. De lo contrario, te encontrarás con altas probabilidades de enfrentar problemas con hongos y moho.

-Una de las dudas más frecuentes de dueños de estas estructuras tiene que ver con la frecuencia en cuanto a la limpieza. Según expertos, de una a dos veces al año es lo ideal, sobre todo en el caso de los exteriores. Como mencionamos anteriormente, hay limpiadores muy buenos, pero también vale la pena usar otros recursos para reforzar como la cera y el barniz.

-Otra recomendación que vale la pena tener presente tiene que ver con el uso del jacuzzi y la preservación del agua. Sabemos que es tedioso estar llenando la estructura con cierta frecuencia, así que existen métodos para que podamos disfrutar de un buen baño sin mucho esfuerzo. Una manera de hacerlo es tomando una ducha rápida antes de entrar.

-También hay que tener cuidado con los aros de metal que puedan conformar la estructura. De hecho, la mayoría de los jacuzzis cuentan con los mismos para que la piscina mantenga su forma. En este caso, es importante hacer controles al menos mensualmente para que las correas o los aros de metal se ajusten correctamente.

Una forma de hacerlo, es llenando la piscina para verificar el estado de dichas correas de metal. Si estas dejan escapar el agua, es posible que sea porque necesitan ajustarse o porque es necesario regular la cantidad de agua.

-Se sugiere llenar la piscina cada tres días con agua limpia y fresca. De esa manera, evitaremos la acumulación de sucio y la saturación de material orgánico dentro de la estructura.

-El mejor momento para vaciar el jacuzzi es cuando el agua se haya enfriado lo suficiente. Esto se debe a que, si se decide hacerlo, incluso cuando esta está tibia, la estructura quedará propensa a dañarse con rapidez.

-Este consejo podría salvar estructuras de este tipo: por ningún motivo se deberá proceder al calentamiento del jacuzzi sin que este tenga agua en su interior. Los potenciales daños podrían ser irreparables.

Todos estos consejos y consideraciones servirán de guía para quienes deseen disfrutar de verdad de un jacuzzi por tiempo indefinido. De hecho, parte del éxito radica en cómo hagamos los cuidados. Así que siempre hay que mantenerse atento en todo momento.

Deja un comentario